jueves, 27 de septiembre de 2018

The Reflection: Ni Stan Lee nos puede salvar




“The Reflection” es una cosa atípica en el mundo del anime, su apartado visual que evoca a los comics y a la cultura occidental, sobre todo a Norteamérica; nos hacía creer que algo de variedad traía consigo. Y eso por más que sea una movida arriesgada e impopular, sobre todo para los que no les guste salir de su zona de confort, es siempre bienvenido.

Luego aparece Stan Lee, en una especie de cameo animado y poniéndole la voz a los momentos finales de cada capítulo con un: “Excelsior” como si su voz se convirtiese, en una típica onomatopeya salida de alguna viñeta, de uno de sus mejores comics. Y sobre todo para convencernos que se trata de él, que es el Productor. Así que nada puede salir mal, esta serie tiene que ser más que buena.
Falacia de autoridad, dirán algunos y estarán en lo cierto.


Todos recordamos los cameos de Stan Lee en las películas de super héroes,
así que no sorprende mucho ver su imagen en esta serie.

Vi la serie hasta el penúltimo capítulo, me repetía internamente: que no ha estado tan mal, porque la regla general lo dice: “una serie sin fanservice en el anime, la hace automáticamente buena”. Quería que me gustara porque la variedad nunca puede ser mala y además no se puede desairara alguien como Stan Lee.
Pero no fue hasta después de unas semanas, cuando recordé que aún no había visto el capítulo final. Aunque creía que así era, pero allí estaba en pendiente, con la siempre conveniente etiqueta de “new”. Y eso fue revelador, me había olvidado de ver el clímax de la historia, generalmente lo mejor de una serie. Entonces la conclusión es que buena…buena…no es.

Lo he intentado, pero así son los sentimientos, “The Reflection” no es mi tipo, tendrá cosas buenas pero no salvan al conjunto. Su historia que habla de super-poderes dispersados por el mundo entre la gente común, que ocasiona división y enfrentamiento. Ya se ha visto antes y mejor: en los Xmen por ejemplo cuyo trasfondo es una crítica al racismo o incluso en el anime, en una serie como Darker the Black, que le da un oscuro giro de tuerca. 

Un protagonista sin carisma, que raro viniendo de una obra en el que está
involucrado Stan lee.

Pero también los protagonistas son poco interesantes: Exon, que parece Deadpool y si tan sólo tuviera un poco de esa personalidad, pero no. Su vida es un misterio y sólo nos sueltan pistas sobre él, aunque no lo suficiente para involucrarnos con su personaje.  Luego el personaje secundario I-Guy que es una especie de imitación de Iron Man, con un trasfondo patético, que intenta generar lástima porque fue cantante, pero debido al poder que obtuvo ya no pudo seguir cantando, o cuando un villano asesina a sus amigos, para forzar un poco las lágrimas, pero son personajes que apenas conocimos, como te puede interesar a personajes que apenas ves. Y para colmo siempre tiene que presentarse con “Sky Show”, tal vez La peor canción en ingles que he escuchado el 2017.Una canción que cansa demasiado rápido para las veces que la repiten, de ritmo monótono, de melodía ni siquiera tan pegajosa y un exasperante autotune en el vocalista que sobrepasa mis expectativas.

Y finalmente Eleonor, la heroína femenina que parecía un poco decente, pero termina con el cliché de abrazar el lado oscuro por un breve momento, para que sus amigos la hagan recapacitar, una de esas tramas que se ven venir a kilómetros.


Escena sacada del capitulo final. Hay que admitir que en cuanto a una estética propia
la serie tiene mucho merito.

Al final de la serie, luego del capítulo final que vi semanas después, me doy con la sorpresa que planean o planeaban una segunda temporada o algo. Y francamente, siento pereza tan sólo en pensar cómo se podría continuar una historia así, creo que no hay manera de solucionar a esos personajes y la trama en general, es algo que ni que ni siquiera Stan lee pudo salvar.

Puntuacion 4.2/10

martes, 25 de septiembre de 2018

Scott Mc Cloud - Como Se Hace Un Comic




La frase supuestamente atribuida a Leonardo Da Vinci: “Sólo sé ama lo que se conoce”, siempre me ha parecido una interesante premisa  
Podría interpretar ese mensaje como la buscar el conocimiento, con la finalidad de obtener una agradable recompensa personal. Y de este enunciado, para bien del punto a donde quiero dirigirme; podemos sacarle una nueva variante: “Se disfruta mejor lo que se conoce”.
Y aplicando dicha frase a mi mundana vida, empiezo a llevarme muchas recompensas, como por ejemplo: para que otra cosa más, es que he visto aquel maravilloso documental de Mark Cousins: “The Story of Film: An Odyssey”, sino es sólo para disfrutar de mejor forma del cine y su lenguaje. Porque otra cosa sino leería "Kit de Supervivencia del Animador" de Richard Williams, sino es para entender, a aquel magnifico arte cinético generador de vida.


El entender como se crea algo y conocer sus mecanismos invisibles, pueden darte una perspectiva más amplia, es hacerte consciente del esfuerzo y las dificultades que esconde la elaboración de dicha obra, y así finalmente disfrutar de una mejor manera los intereses. Y es por eso que considero que una de las mejores maneras para disfrutar y apreciar los comics, nos otra que la magnífica  obra de Scott Mccloud “Como se hace un comic”, Porque a la vez que es tan ilustrativo como puede ser entretenido. Nos hace conocedor del lenguaje del comic, de los detalles desconocidos que encierra su particular manera de narrar.

Y es por eso que considero que una de las mejores maneras para disfrutar y apreciar los comics, nos otra que la magnífica  obra de Scott Mccloud “Como se hace un comic”, Porque a la vez que es tan ilustrativo como puede ser entretenido. Nos hace conocedor del lenguaje del comic, de los detalles desconocidos que encierra su particular manera de narrar.
Como por ejemplo en su Tercer Capitulo llamado “Sangre en el Gutter”, nos devela la magia que está detrás de la transiciones entre las viñetas, nada más que una de las leyes de la percepción que según los principios de la Psicología Gestalt, se conoce como cierre y aproximación, en la que: “…nuestra mente interpreta un conjunto de formas próximas y une las líneas exteriores que circundan al conjunto. 


Es interesante como esta ley del cierre hace que interactuemos con el comic, nos involucra en su proceso narrativo. En palabras de McCloud: “La imaginación coge dos imágenes separadas y las convierte en una sola idea.”

Pero además el libro, más que un manual que nos revela los aspectos técnicos del comic, nos habla con el lenguaje propio de su medio. Tiene todo las recetas para ser un comic por sí mismo: un protagonista carismático, fina comedia elaborada y una magnifica composición de sus viñetas, que sirven enteramente y de mejor manera, a la idea que el autor busca trasmitirnos. Obedeciendo la regla básica de la buena narrativa: “muestra no expongas”

Conclusiones

“Como se hace un Comic”, es la mejor manera de abordar a profundidad el comic, Pero no todo lo que McCloud busca es ilustrarnos en su aspecto técnico, Su trabajo de investigación, es muy valioso al abordar un aspecto mucho más amplio, al reivindicar al comic como arte, como un expresión social que ha sido injustamente infravalorada, convirtiendo a esta magnífica obra en una autoridad moral a la que siempre podemos acudir.

domingo, 29 de abril de 2018

Kuzu no Honkai – ¿Por qué debe importarme?



Los hombres no estamos calificados para hablar de las obras románticas…

No, ese chiste no es gracioso esta vez, porque esta serie es terriblemente desagradable, y aunque haya quien dice que ese es su objetivo; no le encuentra la lógica a eso.  
Si ese es su objetivo pues no necesita más de dos episodios para lograrlo, pero una vez alcanzado su meta, queda preguntarse: ¿Y ahora qué? Eres basura, pero eso te da algún maldito mérito. 
Quiero decir lo entiendo en una serie de terror, porque ser desagradable es su intención, su objetivo es removerte las entrañas, pero en una serie romántica, sólo te deja con una enorme interrogante: ¿Qué diablos quieres contarme?

Un poco de contexto

En primer lugar debemos adéntranos en el tema de la serie, mientras que por ejemplo en una serie como “Tsuki ga Kirei”, todo estaba centrado en la relación de sus protagonistas y en lo bucólica e idealista que es el primer amor y cosas cursis del estilo. En “Kusu no Honkai” teniendo toda la oportunidad para ganar a una premisa simple en escenarios, nos habla del amor no correspondido; que también resulta ser simple en escenarios, pero de manera, no sé si oscura resulta el termino adecuado; para hablar del extremo patetismo y un estandarizado libertinaje con el que se presentan sus personajes.


No me agradan, los triángulos amorosos y lo que se ve en esta serie, es de otro nivel.


Y allí está el primer problema, debería importarnos los sentimientos de sus personajes, solo por su temática romántica. Por supuesto que no, la trama debería encargarse de que eso pase.
Pero eso nunca pasa, la serie parece plantearse con otras intenciones, asi que de nuevo: ¿Qué diablos quieres contarme?

Al principio pensé que la serie le da realismo a sus personajes, por algo específico, por querer darnos algún mensaje. Pero no, la serie no es que esté interesada, en por ejemplo: hablarnos de  lo doloroso que es crecer y perder nuestras ideas preconcebidas e idealizadas del amor. O hablarnos del proceso del amor, que se forma con el tiempo, con conocer a una persona verdaderamente y no es ese amor platónico que sentimos, por alguien a quien idealizamos.

“Kuzu no Honkai” Lo que busca es mostrarnos lo  imperfecto y desagradable que pueden llegar a ser las personas y tan sólo eso; sin mensaje, ni evolución o redención. Y ese es el problema central, o mejor dicho un problema básico de trama mal planteada. Porque no importa que tan buena sea una historia, pero sino no puedes hacer que sus personajes sean interesantes, empáticos o por lo menos dignos de lastima; sobre todo en historias que tienen el foco central en sus personajes, nos va interesar un carajo lo que les pase.
Es como la vida misma, acaso alguien podría escuchar por casi 20 minutos seguidos, que le hablen de una persona que odia.


La serie es directa en cuanto a la sexualidad de sus personajes, uno pensaría que eso
la haría ser más madura. 
Pero eso es exactamente lo que hace la serie, presenciamos como la protagonista en una especie de escapismo, mantiene una relación un tanto extraña con su amiga, y digo extraña porque en el anime no se puede tomar en serio una relación sentimental entre dos personas del mismo sexo, siempre se hace de manera superficial, como si no hubiera implicancias, ignorando simplemente el trasfondo por ser incómodo.
 Entonces tal vez puedas sentir cierta lastima por la posición en la que se encuentra su amiga. Pero no es tanto así, ya que ella sabe que está siendo utilizada y se mantiene muy dispuesta a seguir siéndolo. 
Y en cuanto al protagonista masculino, algo de empatía podemos sentir por él, ya que la serie lo trata de victimizar como alguien que no conoce el amor. Pero básicamente el tipo no deja de estar en compañía femenina. (Siento más envidia que lastima por él)

¿Esto es Netorare?

Inicialmente pensé que el amor no correspondido, se trataba del “artificio romántico” para que funcione como el eje del conflicto de la serie. Pero este artificio me parece más una especie de fetiche por parte de su creador, porque en algún momento uno de los “agradables” personajes que pueblan la serie, dice la palabra: “Netorare”.
Y eso me resulta revelador, incluso también eso justificaría las escenas implícitas de sexo, porque el Netorare involucra la sensación de placer, que consiste en ver a la persona amada con otra, una especie de masoquismo mental, en que parece involucrado el deseo de humillación y abandono. Y es a eso, a lo que la serie parece apuntar, desde los protagonistas o la mayoría de personajes secundarios, siempre habrá alguien que esté interesado en una persona que no le corresponda sentimentalmente. Y bueno no quiero meterme con los fetiches de otras personas, pero el netorare, como premisa para contar una historia, es una idea estúpida. Y de hecho, ninguna fantasía sexual como esta, es competente para ello.


El capitulo 11 nos revela la intención de la serie. 


Conclusiones

Kuzu no Honkai falla estrepitosamente, porque no te hace sentir ninguna clase de afecto por sus protagonistas. O son egoístas y cobardes huyendo de un sentimiento demasiado común; arruinando la vida de otras personas en el proceso, o son personajes con algún grave problema  de dependencia emocional y poco amor propio; dispuestos a aceptar que otra persona los utilice. ¿Cómo se puede siquiera tener un ápice de empatía por ellos o interesarnos sus historias?

Pues que les digo, en cuanto a personajes la serie sigue el camino de "School Days" y eso es una desgracia, aunque al menos en aquella serie, el ser despreciable que es su protagonista termina recibiendo un sobredimensionado castigo. Y eso no justifica para nada su intento de guion, pero las risas al menos te recompensan un poco.

Puntuación: 2.0
(Porque un 2.0, bueno tiene una decente dirección, aunque siendo sinceros un buen director no hubiera aceptado adaptar un guion de ese nivel.)

domingo, 18 de febrero de 2018

Tsuki ga Kirei - Un mal final podría ser más interesante




Alerta de Spoiler. Entre bajo su propio riesgo


Uno de los motivos por lo que creo que “Tsuki ga Kirei” es una buena serie, se debe al hecho que no abusa de los clichés de su género. Aunque lo cierto es que en sus últimos momentos, no puede evitar marcase uno de los mayores clichés de las historias románticas: “Chico/Chica corriendo a una estación (Inserte aquí el medio de trasporte que más se acomode a su guion)”. Claro es forzar un poco la situación, para plantear una posible separación y un amor no logrado, como clímax final.

- Y spoiler, eso no ocurre, aunque no sé porque eso puede tomarse como spoiler, ya que era obvio lo que iba a ocurrir.


En esta escena el "mensaje subliminal".

Pero como le ocurre a una gran mayoría, soy inmune a esa forzada incertidumbre, que se plantea de manera tan habitual en una historia romántica, es tan de manual que no aporta nada - incluso resta. Pero afortunadamente como mencione al inicio, ese recurso manido ocurre al final de la serie y no demerita todo el terreno ganado.

Aunque el hecho de ver a un protagonista declarándose a un tren en movimiento, no es de mis escenas favoritas. Sobre todo porque sabemos que todo acaba bien, es innecesaria y por sí misma y sin tener mayor contexto, incluso es hasta cómica sin proponérselo. El final de la serie me genero cierta expectativa, pero en forma contraria yo me esperaba el final impopular. Es más creo que el “mal final” le hubiera dado a “Tsuki ga Kirei” sería el nuevo “5 CentimetersPer Second” y para entonces le hubiera puesto un 9 en MAL y la hubiera defendido contra la avalancha de la gente desencantada.

Y luego de este enorme rodeo, creo que debería explicar, de una vez, porque creo que en esta serie, un mal final sería más interesante.

Recordemos que la serie tiene como premisa la juventud y el primer amor. Y es por ello que la inexperiencia de sus protagonistas, le dota cierta ternura a la historia, claro especialmente me refiero a su protagonista Akane, porque del  otro lado Kotarou, encarna mejor su torpeza, ese poco tacto que nos caracteriza a los hombres; es un poco idiota en resumen, pero nada diferente a lo que somos a esa edad (o incluso después). Es por eso que final de la serie, nos pone desde el punto de vista de Kotarou y el porqué de cierto modo parece no merecer a Akane. Y así ocurre la declaración al tren en donde ella se va, como clímax para mostrar su arrepentimiento y expresar sus sentimientos en aquella frase que nunca fue dicha. 

Anotación personal: She is so cute.
Pero qué pasaría si esa declaración nunca llegará a su destino, si ese último momento fuera la señal de un inevitable final.
Estaríamos entrando en terrenos de la ruta “B”, el “Bad End”: pasado los años el protagonista escribe aquella historia y recuerda ese momento, como una experiencia encantadora que los  recuerdos suelen idealizar, dejando sólo lo bueno y cristalizándola en una burbuja tan idílica como dolorosa, porque ocurrió en un momento de la vida, a la que solemos volver con mucha facilidad y a la que siempre reconocemos como injusta por ser irrepetible.

“Tsuki ga Kirei” con ese Bad End, se revelaría como nostalgia en estado puro. Y eso sería la mejor manera de empatizar con la serie. Puesto que es muy fácil, sentirse identificado con esa nostalgia y en algún momento la sentimos, tal vez por algún un lugar, un momento vivido, por una persona e incluso de quienes fuimos, porque muchas veces ese sentimiento está relacionada profundamente con el doloroso hecho de crecer.

Pero bueno, supongo que te deja anímicamente mejor, ver esos últimos minutos de la serie, en una rápida transición de imágenes, que nos hablan de sus protagonistas y un final feliz. Y sí, admito que a mi también me gusta, aunque a la vez me parece un poco aburrido. Pero subjetivamente supongo que es un final que todos queremos ver, porque al menos nos queda la ficción para darnos consuelo ¿verdad? 


martes, 13 de febrero de 2018

5 Centimeters Per Second – Golpe de realidad




Alerta de Spoiler. Entre bajo su propio riesgo

La película empieza como una clásica historia escolar-romántica, sus protagonistas inician una idílica relación en la que sin embargo sus caminos parecen distanciarse. A pesar que ellos intentan en un primer momento mantenerse en contacto. De este intento se desprende, el mejor momento romántico de la película: “El encuentro en la estación”.


Esta es una buena escena que hace posible el giro final.

Pero como bien lo describe el director y escritor Makoto Shinkai y como indica el titulo: La historia no nos habla de una relación amorosa, nos habla de la separación, el como la vida parece muchas veces alejarnos de personas, momentos y lugares.

Esta escena tambien refuerza el "engaño"
Pocas películas me han impresionado con su final, como “5 Centimeters Per Second” Y luego de reponerme de uno de los momentos más anti-climático que he visto hasta entonces en el anime de género romántico. Me fue inevitable admirar ese valiente e inesperado final. Y la verdad que estoy sobre reaccionando, pero no pensé ver un giro de tuerca, que nadie parecía atreverse; en una predecible temática, que me parecía estar pidiendo algo así.

Porque de base, las tramas de las obras románticas siempre contemplan  la idea que tal vez la relación amorosa entre protagonistas no llegue a concretarse. Por supuesto que es un cliché que pierde gracia con la continua repetición, ya sabes que todo terminara bien y no es más que un artilugio rebuscado, cuyo desenlace se ve venir a kilómetros.


“5 Centimeters Per Second”, es por romper ese molde, una decostrucción. Es adentrarse en esos  impensables escenarios y no ir sobre seguro, planteando un nudo argumental que tiene mucho de predecible. Es apelar a la fría realidad, rompiendo el “vivieron felices por siempre”. Porque los giros que da la vida no siempre estarán a tu favor y el amor, independiente de ser una experiencia idílica, no siempre va a triunfar, en algún momento termina y sólo formará parte de nuestros recuerdos; dulces o amargos.

Escena iconica de la película.

Y así aquello que nunca se había avizorado (por lo menos en el anime): una historia romántica, como planteamiento de la separación, es lo que da un valor especial a esta película. Pero además como trasfondo esta el hecho que el protagonista, que no se atreve a contactar de algún modo con ella, mientras sólo se mantiene a la expectativa pesando que el destino se pondrá a su favor, la película también nos habla de la desidia. Ese sentimiento egoísta al creer que tendremos algo o lo retendremos con solo desearlo, sin hacer nada que nos haga merecedor de ello. Y claro esto no solo se puede aplicar al plano sentimental.


Puntuación 7.7/10

lunes, 5 de febrero de 2018

Tsuki ga Kirei – Lo real idealizado




Introducción

Los hombres no estamos calificados para hablar de las obras románticas. Es como dice ese enunciado que alguna vez escuche en los Simpons:  “…Espero que sea un dolor físico, porque es la única clase de dolor que los hombres entendemos.”

Pero si por extrañas razones, nos vemos en esta penosa tarea, hay que seguir pautas para ser lo posible objetivos, como por ejemplo: evitar ser directos, no mostrar demasiado entusiasmo, estar relajados y hacer algún chiste para romper el hielo; eso siempre funciona. Mostrarse indiferente y tratar lo posible de no usar demasiados calificativos. 
Luego si se trata de un anime, primero burlarse de las pretensiones dramáticas tan perezosamente planteadas, que son el común denominador de una serie romance-escolar; eso es inevitable. Y para finalizar etiquetarla de “insulsa”, o por general demasiada edulcorada y hacer algún chiste concerniente a la insulina.


Que puedo decir, no pude evitar ver "Tsuki ga Kirei", sin ciertos prejuicios, esperando con paciencia el momento en que todo se fuera al diablo. Es lo usual en series del estilo, no es que sea pesimista. Pero mientras avanzaban los capítulos, algo extraño ocurrió, me di con la sorpresa que no quería que la serie terminara, y desde hace cuánto que no me había ocurrido eso.

¿Cómo pudo funcionar?

Hasta ese momento me imaginaba, que una buena historia romántica, sólo podría funcionar si se desarrollaba al lado de una trama principal, es decir siendo parte de un total. Algo así como en Berserk 1998.

Nunca pensé que el romance como eje central de una historia - al menos en el anime; podría darme algo más. Tal vez “5 Centimeters Per Second:”, se me viene a la mente, aunque lo interesante de esa película, es que utiliza a su historia romántica para plantear una deconstrucción.
Pero "Tsuki ga Kirei" es de lo más clara, se enfoca específicamente en el romance.
Y entonces, la pregunta sería: ¿Cómo es que pudo funcionar?

Tal vez se deba a su sinceridad e inocencia o por saber sosegarse y no querer buscar dramas que no puede resolver. Tal vez por su buena dirección, por la hermosa composición de sus escenas, por esa cadenciosa imitación del tiempo real, que da lugar a espacios contemplativos, a mostrarnos como pocas veces los silencios incómodos. A su banda sonora que marca los momentos importantes, con una tonada de piano tan básica, pero certera. 
O tal vez porque la serie es idealista, pero tiene una cubierta de realidad.

El arte en general ha estado bien.

Enmascarando el ideal romántico con una capa de realismo

El que dos personajes se vean por primera vez y se gusten, es una tontería.
¿No debería haber un proceso?, algo que sustente su relación en la historia. Yo que siempre me he guiado por la lógica de la causa y efecto, a la hora de apreciar una obra; sigo pensando que el planteamiento de una relación romántica, debería tener un sustento. Pero que tan realista puede ser eso, no es de lo más común que dos personas se conozcan y nazca el amor, sin que ellos sean siquiera conscientes del porqué ocurre eso.

Y es esa fidelidad a su género, por lo que la serie nos muestra, que no necesita de evidentes artificios para que funcione. Por ejemplo, los diálogos son simples, porque es esa simpleza, lo que hace que las conversaciones se sientan genuinas.
La declaración de Kotarou ni siquiera es romántica, no está llena de esas frases hechas perteneciente a lo cliché del género. Y eso me agrada porque nos recuerda lo real que puede ser esa situación. La preparación mental de  los días anteriores, a una declaración romántica, irónicamente se va al diablo cuando llega el momento de la verdad. Y lo cierto es que cuesta ser directo y no sólo estoy hablando de la primera vez.

"Tsuki ga Kirei", juega sus mejores cartas en ser sutil, sabe dosificar su contenido romántico, demostrando que hay más valor en hacer sobreentender las cosas. Como la escena donde vemos, el gesto inocente y cálido de tomarse de la mano por primera vez. 


Fin del capitulo 05: "The moment"

Es por eso que la serie resulta tan idílica y poco cursi, porque se aleja de las artificialidades, mostrándonos situaciones que puedes creer que ocurran, en estos momentos incluso, en algún lugar del mundo. 

Conclusión: porque no debería gustarme y porque tengo que aceptar que me gusta.

Me he resistido a esta a serie, me hecho el rudo, alguien que no podría dejarse seducir por un mensaje tan idealizado. Aun soy consciente de sus problemas como: unos personajes principales medianamente interesantes, diálogos sencillos, una animación que no es la gran cosa; notándose el 3D CGI en ciertos momentos, mala comedia “anime” al final de cada capítulo. Y uno de los problemas más importantes, el que mi masculinidad se vea comprometida si admito abiertamente que me gusta.

Pero esas son meras excusas. Voy acallar mi mente y obedecer mi corazón, para que así, de manera patética terminar esta reseña. Es difícil admitirlo, pero por esta vez dejaré que mis sentimientos predominen y cederé aun si al final termino quedando como idiota.

Te amo Tsuki ga Kirei.

Puntuacion: 8.0


Segunda edición

domingo, 21 de enero de 2018

Top 10 Anime 2017 - Chaos Stigma




Preámbulo

2017 fue un año interesante. Aunque tal vez agitado sería la palabra correcta.
Pero como aquel tipo, que no quiere darse por enterado que las cosas se pueden poner feas, de un momento a otro y el hecho de verle el lado positivo a una mala experiencia, le sirve de placebo mental. Sólo diré que haber estado desempleado unos cuantos meses, ha hecho que el 2017 sea el primer año, en el que he visto una considerable cantidad de series de estreno. Situación que me ha servido para desprenderme del prejuicio nostalgiafag: “El anime está muerto” o del simpático meme que se atribuye a Hayao Miyazaki: ”Anime Was a Mistake”

Y sí. He encontrado con series de poco recomendadas a ofensivas, pero es lo usual, es el lado oscuro de la luna. Porque en compensación también he encontrado interesantes series que no dejan de aportar algo nuevo a sus respectivos géneros e incluso series que no siendo tan buenas, traen nuevas ideas y tal vez fracasen al final, pero la intención verdaderamente cuenta. 

AOTY CHAOS STIGMA 2017

_____________________________________________________________________________________
10.- Juuni Taisen

El concepto del Battle Royal, debo admitir, es una de mis premisas favoritas de acción. Luego existen forma de hacerlo como Btooom que es una lucha desesperada por sobrevivir, o como Fate/Stay, que es más una competencia por prevalecer, planteándote incluso si el fin justifica los medios. Junni Taisen, por su parte, es directa y te lleva a la acción, no nos da vueltas y no deja lo mejor para el clímax. No quiere que sientas empatía por sus participantes, sólo acción, estrategia y giros inesperados.
Acción y punto. Eso es lo correcto, si tus pretensiones filosóficas-existenciales, no darán la talla. No es así Re:Creators y Fate/Apocrypha?
_____________________________________________________________________________________
9.- Inuyashiki

Hiroya Oku conocido sobre todo por Gantz, es inusual al crear sus obras. Y bueno, calificar de “raro” lo que hace, no es enteramente una exageración. Tampoco es que el término sutil, le sea una palabra familiar. Lo que sí es innegable, son sus aciertos en el tema de la acción y el de sus personajes.  
“Inuyashiki”, sigue los caminos de Gantz, hay variaciones pero en esencia, no deja de ser Hiroya Oku marca registrada: tecnología Sci-Fi como detonante para la historia, preferencias por la ultraviolencia y algo que tenga que ver con escenas sexuales. Y por supuesto un espacio para mostrarnos atentados contra multitudes. Que parece tener cierta debilidad por ese tema.
Pero lo positivo es que acierta por eso mismo, cuando nos presenta a su héroe. Que mejor lugar para las buenas acciones, para que alguien haga al bien, que los mundos sínicos y psicóticos que crea Hiroya.
_____________________________________________________________________________________
8.- Isekai Shokudou 

En el anime, ¿Se puede hablar del tema culinario, sin ser tan burdo como Shokugeki no Souma?

 Afortunadamente sí.

En Isekai Shokudou, toda la acción gira en torno a  la cafetería Un lugar mágico que parece conectar con diversos puntos de un mundo fantástico. Teniendo aquel lugar como el Macguffin, para que conozcamos a los diversos personajes carismáticos que lo pueblan y a través de ellos y sus historias adentrarnos de a pocos ese vasto mundo ficticio.  En resumen, una interesante manera de contar una historia y personajes con sus propias subtramas, que bien podrían sostenerse en historias independientes.
_____________________________________________________________________________________
7.- Warau Salesman New

Como si fuera en una especie de leyenda urbana, El vendedor de sueños se encarga de hacer un negocio con aquella persona que está dispuesto a llenar el agujero que hay en su corazón.
Mejor centrada esta serie hubiera hecho de esa crisis existencial postmoderna, su mejor carta. Y me refiero, a lo común que es nuestra época actual: el escapismo, buscar reemplazos y evadimos de una vida que sentimos injusta. Y el hecho que exista un ente que te permita hacer lo que deseas, pero con la condición de no excederte, porque habrán terribles consecuencias, parece más una moraleja que un construcción ficticia. No nos habremos topado con una situación similar en nuestra vida, acaso no es cierto que excedernos con nuestras vías de escape, podrían traernos terribles consecuencias. No por nada dicen que los mitos están basados en la realidad.
_____________________________________________________________________________________
6.- Onihei

Bajo la incansable premisa de acción: época feudal japonesa. Una serie que nos habla de Heizo Hazegawa el jefe de una organización que vela por la paz en Edo, de aquella convulsionada época Tenmei en Japón. 
La acción se sustenta, porque la justicia como tal, se debe imponer a la fuerza y a veces hay que valerse de acciones no muy éticas para lograrlo. Onihei no tendrá la mejor animación posible, pero no deja de tener buenos momentos de acción, y sobre todo sus personajes y dramas que son el foco central. Porque las personas no están hechas de tonos blancos o negros el punto medio (gris) es el que predomina. 

_____________________________________________________________________________________
5.- Shoujo Shuumatsu Ryokou

Hay que estar predispuesto para ver algunas obras, llenarse de paciencia y saber esperar. Debo decir que me costó un poco terminar esta serie, la interacción entre sus protagonistas y sus diseños mismos, que parecen echar mano del moe, no es que lograran interesarme en un primer momento. Pero la intuición de que algo pasaría, me mantuvo pendiente. Y así fue: aquel mundo en escombros y desolado, por la que las protagonistas avanzan y aquellos pocos personajes que conocen, sirven para enmarcar el momento final de la serie y comprendes la magnitud de aquella revelación y como  las cosas más nimias que se pueden ver en el viaje, cobran verdadera importancia. 

_____________________________________________________________________________________
4.- Little Witch Academia

Una protagonista femenina ingresando a una academia de magia, resultando ser torpe aunque de buen corazón y mostrando que sus habilidades están por debajo de las demás, aunque su destino le depara grandes cosas. 
Si lo admito eso es cliché de manual. Pero no por eso está mal ejecutado. Los capítulos son divertidos, los personajes carismáticos y el formato de comedia y fantasía, nos muestra divertidas secuencias como las referencias a la literatura fantástica contemporánea.
De nuevo, el tema de hacerlo a tu manera o el perseguir tus sueños, es algo que otras series más populares ya han hecho. Pero no se puede negar que es un mensaje valioso y no tengo problemas en que se siga explotando. Solo hay que saberlo hacer y en ese aspecto, me agrada lo universal y el amplio público que puede abarcar  “Little Witch Academia”.
_____________________________________________________________________________________
 3.- 3-gatsu no Lion

Es un drama personal, que gracias a su dirección logra involucrarte fácilmente. Los primeros momentos son una revelación de lo que se oculta en su protagonista, aquellas imágenes tristes y frías que parecen marcar su vida. Sin embargo, mientras avanzan los minutos, la serie nos muestra que también hay espacio para la alegría y la ternura. Y son esos matices de tragedia y comedia, que hace especial a esta serie. Shinbou Akiyuki es muy certero en la dirección, siempre dispuesto a deslumbrar cuando la ocasión lo requiere. Puede hacer del ambiente  asfixiante y oscuro, como jovial y esperanzador. Y por el tiempo que puede mantener ese equilibrio la serie se convierte en un genuino ejercicio poético.

_____________________________________________________________________________________
2.- Made in Abyss

Tal vez el anime estreno, más popular del 2017. Made in Abyss es una de esas piezas maestras de la representación fantástica, que aparecen cada periodo de tiempo en el anime. Y cuya principal premisa de la exploración, nos abre las puertas a un nuevo mundo, a un lugar que no podríamos vislumbrar con nuestra corta imaginación, Es un recorrido que nos atrapa y nos hace parte de su historia. ¿Hacia dónde y cuál es el destino? Como en toda buena serie de travesías, eso no es tan importante, como el camino mismo.




_____________________________________________________________________________________
1.- Tsuki ga Kirei

Y finalmente termino pasando. Una serie del género romance-escolar, se quedó con mi primer puesto. Y no, no es que sea del tipo sensible o eso creo. Y no, no es que no haya sido tan quisquilloso como suelo ser con cualquier serie. Lo que pasa, es que me sorprende el hecho que Tsuki ga Kirei, siendo tan fiel a su género haya encontrado una nueva manera (aunque obvia) de abordar una temática, tan plagada de clichés y de escaso trasfondo y nos haya contado una historia romántica sin pretensiones, ni preámbulos innecesarios.
Porque al final de cuentas no es tanto el tema que toques, si no lo bueno que seas tocando dicho tema. Y Tsuki ga Kirei, hasta el momento, aunque sea poco lo que he visto de su género, es la mejor.
Entradas Relacionadas Plugin for WordPress, Blogger...