sábado, 2 de septiembre de 2017

3-gatsu no Lion – El contraste entre comedia y drama





Introducción

Siendo completamente sincero: ¡Amo los primeros capítulos de 3-gatsu no Lion! 
Es la clase de serie que esperaba que fuera realizada por el director: Akiyuki Shinbou. Porque aparte de la comedia episódica que parece ser su fuerte, quería ver como afrontaba una narrativa, digamos "formal". 
Y la verdad que colma mis expectativas, ya que esos momentos tan emocionales y tiernos son resultado de una certera dirección, aunque también es cierto que hay una zona de confort, que no logra superar del todo Shinbou.

Contraste entre drama y comedia

La historia gira en torno a Rei Kiriyama, un estudiante de preparatoria, quien a su corta edad se ha convertido en jugador profesional de shogi: una disciplina deportiva japonesa similar al ajedrez.
La serie explora en una magnifica ejecución, los sentimientos del protagonista, y nos habla de la identidad, de lo profundo que puede ser una perdida y como las relaciones afectivas pueden ser salvadoras o perniciosas.

El primer capítulo inicia con la rutina del protagonista, en la que somos testigos de la soledad manifiesta en su habitación, de su propio silencio que parece acentuar un extraño ambiente pesimista. El encuentro con su padre adoptivo se vuelve más incómodo incluso. Pero hasta esos momentos sabemos apenas algo de la situación o de sus personajes y el ambiente generado empieza a ser desconcertante.




En contraste a esos  sombríos primeros minutos, cuando Rei llega a la casa de las hermanas Kawamoto, el mundo parece iluminarse. Los colores brillantes aparecen súbitamente y el ambiente jovial generado por esos nuevos personajes rompen las notas oscuras de los primeros minutos y eso realmente se vuelve tranquilizante y aliviador.




Ese contraste es lo que hace que la serie se sienta agradable y sobrecogedora, es una constante que se repite a lo largo de los capítulos, convirtiéndola en su punto fuerte y con sólo eso sería suficiente para hacer de ella, una de las mejores series de personaje que he visto, pero luego llegan los inconvenientes.

Cuando la comedia se les va de las manos.

Una de mis quejas más recurrentes en cuanto al anime, es que existe una tendencia de mezclar comedia y drama. Y no me refiero a usar un poco de comedia como liberador de la tensión o para marcar una pausa, sino que realmente parecen interesados en hacer que la comedia tenga mucha relevancia. Y bueno, eso no sería un inconveniente mayor, en series como One Piece o Bleach, porque desde el inicio el tono de dichas series no exige seriedad absoluta. Lo más trágico es cuando la comedia se va de las manos, y va en contra del propio tema de la serie. A eso es lo que me refiero con el tono ambiguo, en la reseña de Occultic;Nine.
Sin embargo debo aclarar que 3-gatsu no Lion!, no va por ese lamentable camino. Incluso en sus primeros capítulos me hizo creer que una serie anime, podía combinar la comedia y el drama sin mucho inconveniente. Pero como bien existe la posibilidad, en todo acto arriesgado de equilibrio en una cuerda floja, en algún momento se perdió la concentración y la comedia empezó a ser molesta, a entrometerse en demasía, perdió su carisma y calidez y se convirtió en una rutina insulsa, incluso rozando lo infantil.


De pronto aparece esta escena en el capitulo 07.
Y entonces a qué se debe que en los primero capítulos, la serie acierte en esas pretensiones cómico – dramática y luego pierda el equilibrio.
La respuesta está en esa misma palabra: equilibrio.

Al inicio tanto el pasado del protagonista, como su presente, mantienen un tono trágico y oscuro, dejando muchas cosas a la especulación. Es por ello que la comedia en estos momentos de incertidumbre, lograba contrarrestar ese ambiente sombrío. Pero mientras avanzan los capítulos y la serie nos muestra lo que esta oculto hasta entonces y como el protagonista empieza a encarar sus problemas, el ambiente cargado empieza a disiparse y el drama en la historia se reduce.

Vemos por ejemplo que a pesar de perder a su familia, el protagonista logra encontrar otra, o se nos devela la verdadera relación con su padre adoptivo, que no es tan conflictiva como parecía sugerirnos el primer capítulo, o como es que su crisis de identidad desaparece cuando empieza a ser consciente de lo que representa el Shogi para él.
Lo dramático en la serie pierde poco a poco su intensidad, pero no pasa lo mismo con la comedia que sigue en sus mismas revoluciones, a pesar que ya no se la requiera tanto como antes, y debería también moderarse, porque  ya no genera el mismo efecto compensatorio, empieza a desentonar y lamentablemente cansa.

Conclusiones

Aunque cierro la reseña con aspectos negativos, no creo que ello sea suficiente para empañarla en su totalidad a 3-gatsu no Lion!, ya que a pesar de desentonar en sus últimos capítulos, aún me parece fascinante el nivel de sentimentalismo que puede desprender. Porque cuando logran acertar en la utilización del drama para conmover y la comedia para confortar, es un ejercicio que se vuelve genuinamente poético.

Puntuación: 7.6/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas Relacionadas Plugin for WordPress, Blogger...